De convulsiones, gasolinazos y trompadas

3 de febrero de 2017
Por Luis Ernesto Hernández Aguirre
Los primeros días de la administración Trump han convulsionado al mundo y a México, las órdenes ejecutivas dadas durante estos días, han sido de las más polémicas que ha visto nuestra generación y que seguro cambiarán la configuración geopolítica del mundo.

El muro es una realidad, restricción de ingreso a países, amenazas a socios y vecinos, renegociación del TLC; en contraparte vemos la polarización de países como Israel, el posicionamiento de la Unión Europea y el cada vez mayor liderazgo de China, Japón y Rusia.

¿Y México?

Vivimos un mes de enorme descontento social y polarización de la sociedad contra el gobierno a causa del gasolinazo y las noticias de corrupción de los gobernadores, sin embargo toda esta protesta social fue acallada el 20 de enero bajo una solidaridad con el alicaído presidente Peña, como el único interlocutor disponible para hablar con el presidente norteamericano.

¿Qué viene para México?

Se alzan las voces de la incertidumbre, del descontento social, del nacionalismo exacerbado, del patrioterismo, del olvido de la enorme corrupción interna y de culpar como siempre a factores externos de nuestra realidad.

La respuesta es devolver la dignidad a México, pero no una dignidad que nos tenga que otorgar un mandatario extranjero, no un destino que tenga que guiar una potencia como si fuéramos infantes. La dignidad mexicana se devuelve teniendo gobernantes dignos, con honorables gestiones públicas, ciudadanos responsables, empresas legales.

Lo que verdaderamente nos sobaja como nación es la impunidad rampante, la educación deficiente, los sindicatos charros, los ciudadanos tramposos, los gobernadores ladrones, los partidos políticos mezquinos, el dispendio del recurso público y la narcocultura; no el presidente que los Estadounidenses eligieron que los gobernara.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *