La otra casa Blanca

En los últimos días se dio a conocer la existencia de una segunda casa blanca en Malinalco, una segunda que empieza a pasar desapercibida entre las notas de la muerte de Chespirito, el inicio de las fiestas navideñas, y el desgaste de las protestas de los 43.

Esta escandalosa segunda casa, es propiedad de Luis Videgaray, Secretario de Hacienda, que de nuevo se ve en el ojo del huracán, con las dádivas de grupo Higa, uno de los principales benefactores con contratos provenientes de la administración de Peña en el Estado de México y en estos primeros 2 años de gobierno Federal.

Cínicamente ha dicho el secretario que no va a devolver la casa, defiende lo indefendible y no da explicaciones del origen de los recursos.

A todas luces esto es un tráfico de influencias, sobornos pagados por beneficios económicos en los contratos, corrupción rampante.

Lo que más asombra es el grado de impunidad, no hay nadie en la cárcel, el poder judicial se convierte en comparsa de las corruptelas de los gobernantes, la indignación social cae en saco roto, dónde los especuladores del descontento social las utilizan para llevar agua a su molino y tratar de ganar votos.

Sostenemos que para construir la paz, debemos avanzar en verdaderas reformas en nuestras formas de vivir y de respetar las leyes, la exigencia social debe organizarse y vincularse de tal forma que cada vez sea más difícil, exhibir a los corruptos y recordarlos.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *